Niños indigo


Niños índigo
En 1982, una parapsicóloga de nombre Nancy Anne Tape utilizó por primera vez el término “índigo” para calificar un tipo de aura energética que poseían un gran número de chicos con características especiales.
Años después de haberse acuñado el término “índigo” para definir a estos niños especiales, en 1999, con la publicación del libro Los niños índigo, de Lee Carroll y Jean To-ber, se difundió el concepto, entre los seguidores del mundo espiritual, que dice que los niños que poseen el “aura añil” forman parte de una raza superior que viene a salvar el mundo de la infelicidad de la Tierra.
Para poder llevar a cabo tal misión, los niños índigo cuentan con ciertas características, que de no ser coartadas por sus padres o por el sistema educativo, se evidencian en su comportamiento. Algunas de estas particularidades son: un alto potencial intelectual, fina intuición, problemas de aceptación de la autoridad, gran madurez espiritual, rebeldía, empatia y aptitudes paranormales como la telepatía y el poder de sanación.
Hay que estar atentos para poder identificar si se está ante un chico con estas características, ya que la crianza varía completamente en relación con los otros niños. Según los estudios, los niños índigo no responden bien ante la imposición, la manipulación, la disciplina a través de la culpa, la rutina y repetición, la mentira y la injusticia, y es por esto que muchos de ellos pueden llegar a ser un dolor de cabeza para padres y maestros. Debido a estos tipos de comportamiento, a muchos de ellos se les diagnostica el llamado “síndrome de déficit de atención con hiperactividad”, pero para los seguidores de esta teoría el diagnóstico es completamente errado.
Sean maestros de la luz y desencadenantes del cambio o simplemente niños, es mucho lo que podemos aprender de ellos, pues el proceso de aprendizaje no debe ser un proceso unidireccional, sino un proceso de retroali-mentación constante entre padres e hijos.

Etiquetas: , , ,

Sin comenterios »