¿Que es la anemia?


ANEMIA: Si es debida a una falta de hierro -consecuencia de pérdidas de sangre o de mala absorción intestinal- el objetivo será normalizar el nivel de hemoglobina y rellenar los depósitos de hierro. Si el análisis detecta anemia pueden tomarse suplementos de sales de hierro, repartidos en varias dosis y preferentemene antes de las comidas.
Tanto para acompañar el tratamiento como para hacer una prevención a largo plazo, conviene combinar los alimentos vegetales (como las legumbres secas) y los de origen animal (pescado). Son fuentes recomendables la melaza, la zanahoria, la uva, la remolacha, la manzana, el albaricoque, el berro y la ciruela. Además, consumir alimentos ricos en vitamina C, o algún suplemento de la misma, ayuda a mejorar la asimilación del hierro. También puede ser recomendable utilizar sartenes o cazos de hierro colado.

Etiquetas:

Sin comenterios »

La anemia


La anemia, una hemorragia, la deshidratación o la expulsión insuficiente del volumen cardíaco pueden ser responsables de un descenso del volumen sanguíneo que circula a través del circuito vascular. Esto da lugar a la hipotensión ortostática, que es pasajera. La hipotensión esencial, en cambio, es crónica y de origen desconocido.

Etiquetas: ,

Comments (1) »

La anemia y sus principales características


La anemia es una enfermedad que suele detectarse de casualidad durante un análisis de rutina. Sobre sus características se conoce mucho en la actualidad, aunque sin embargo la misma continúa causando preocupación entre la gente, incluso cuando en la mayoría de los casos es perfectamente curable. Para conocer más sobre esta enfermedad damos a conocer algunas de sus principales características.

1) Los anémicos no deben hacer deportes que demanden esfuerzo físico.
Como consecuencia de la falta de oxigenación en el organismo, la persona que quiera practicar algún deporte, debe siempre tener en cuenta que puede sentirse débil, con mareos o dolores de cabeza, dolores musculares, disminución de la visión, fatiga y hasta en algunos casos desmayos. A estos casos pueden sumarse en el caso de la anemia perniciosa los de diarrea, náuseas e inflamación de la lengua. Lo más adecuado es estar en reposo con una dieta afín a este trastorno.
2) Una transfusión de sangre mal realizada puede desembocar en la anemia. Este tipo de anemia es conocido con el nombre de anemia hemolítica ya que obedece a la rápida destrucción de los glóbulos rojos y producida por la incompatibilidad del factor Rh de la sangre entre el emisor y el receptor de la transfusión. En esta variedad de anemia, la liberación de hemoglobina se produce a un ritmo muy superior al que puede ser reemplazada. La hemoglobina liberada se trasnforma en el hígado en otros pigmentos que son excretados por la bilis. Si elaboración de pigmentos llega a ser excesiva, la piel y el blanco de los ojos se tornan de color amarillento.
3)  La anemia puede curarse ingiriendo ciertos alimentos. Las anemias alimentarias causadas por la deficiencia de hierro en la dieta son fácilmente reversibles. Dado que algunas pérdidas de hierro que sufre nuestro cuerpo son permanentes -como los correspondientes al aparato digestivo-, o periódicas, como la menstruación o el cepillado de dientes, es aconsejable una dieta variada, rica en hígado, lentejas y hortalizas de hoja verde oscuro. Debemos tener en cuenta que el café y el té son los principales enemigos de la asimilación del hierro, y los jugos de fruta y los alimentos que poseen cobre como crustáceos, mariscos y nueces, sus mejores aliados.
4)  El cansancio, visión borrosa y palidez en la piel son síntomas de anemia. Si bien estos síntomas son típicos de las anemias, no por eso son exclusivos de ellas. Frente a ellos, diríjase a su médico para que lo examine. Seguramente le extraerá una pequeña cantidad de sangre con objeto de determinar el número de glóbulos rojos. Esté siempre alerta: a veces se trata de un trastorno leve que apenas causa causa preocupación, pero en otras ocasiones es un indicio de que se está llevando a cabo un proceso patológico de mayor importancia.
5)  Las mujeres embarazadas deben aumentar la ingestión de hierro.
En efecto, como la sangre de la mujer ha de transportar el alimento, el oxígeno y desechos de dos seres vivos, aumentan las demandas del sistema circulatorio. Aunque en condiciones normales un bebé nace con suficiente hierro en sus tejidos para vivir varios meses, si el suministro de la madre es bajo, puede ver disminuidas sus reservas y contraer anemia, a menos que se le facilite adicionalmente hierro en la dieta, ya que la leche materna es poco rica en esta materia.
6) Una repentina pérdida de sangre puede desembocar en anemia. En estos casos, los glóbulos rojos son normales en composición pero reducidos en cantidad. Al producirse una hemorragia, el cuerpo compensa la pérdida de sangre añadiéndose fluidos para que recupere su volumen original.
7) Los anémicos tienen menos temperatura corporal en manos y pies. Debido a la falta de hierro y al descenso de la hemoglobina, la oxigenación de la sangre se torna deficiente, por lo que los miembros más alejados como las manos y los pies, no reciben la energía suficiente como para generar calor. Entonces, además de disminuir en temperatura, las manos y los pies se ponen de color pálido azulado, fenómeno que se conoce como acrocianosis.
8) La anemia NO es una enfermedad contagiosa. Si bien no existen posibilidades de contagio de ningún tipo, en los casos donde se deben realizar transfusiones de sangre entre dos personas, esta debe ser perfectamente analizada y el grupo sanguíneo del emisor debe ser compatible con el del receptor. Hay algunas anemias de tipo congénito, es decir, adquiridas por el bebé en el momento del parto, pero este concepto escapa de lo que científicamente se denomina por contagio.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Comments (15) »