Dolor en la columna


MOLESTIAS EN LA ZONA DORSAL
• Es común cuando se pasan muchas horas del día sentado, con la espalda tensionada.
• Habrá que corregir la postura, con la espalda erguida pero no rígida, en especial si se trabaja frente a una computadora.
DOLOR EN LA ZONA LUMBAR
• Es originado por contracturas de los músculos que rodean esta área.
• Por lo general, no es motivado por situaciones estresantes o de nervios, sino por una mala postura.
DOLOR EN LA COLUMNA
• Si hay un intenso dolor, será mejor consultar con un especialista, pues puede haber surgido una hernia de disco.
Un factor de riesgo que potencia este problema es el sobrepeso.

Etiquetas: , ,

Sin comenterios »

Dolores en la espalda


Cómo lograr un ALIVIO NATURAL

Según la zona de la espalda que le duela, puede aliviarse naturalmente. Vea estos consejos.
• Dolor en la parte alta
Puede producirse por haber usado en exceso los músculos de esa área en una mala postura (pintando un techo, etc). Consejo: Haga que otra persona presione durante un minuto su codo sobre cada uno de sus trapecios (músculos situados en la parte superior de la espalda, bajo el cuello y a los costados de la columna). Esto disminuirá el suministro de sangre y oxígeno. Al aflojar, el área se inundará nuevamente de sangre, ofreciendo una sensación de relax muscular.
• Dolor en la parte media
Ocurre por tensiones, levantar cargas muy pesadas, escoliosis, embarazo, infecciones. Consejo: realice un baño de inmersión o hidromasaje de 20 minutos. Esto provoca relajación en los músculos tensos.
• Dolor en la parte baja
Puede producirse por problemas de una vértebra, un disco, un músculo. Aplicar hielo puede aliviar. En todos los casos, lo mejor es consultar al médico.

Etiquetas: , ,

Sin comenterios »

PARA LOS DOLORES


DOLORES

■ POR ARTRITIS:
La recomendación es aplicar el hielo (pueden ser compresas heladas, bolsas de gel o de verduras congeladas) durante 15 a 20 minutos y luego, retirarlo entre 10 y 15 minutos. Si es necesario puede repetirse durante varias horas a la vez en cada ocasión.

■ DE CUELLO O TORTÍCOLIS:
Un paquete de hielo o hielo envuelto en una toalla es una buena elección cuando comienza a sentirse la rigidez. Si su cuello recibió una
lesión leve, el hielo puede ayudar a reducir la inflamación.

■ MUSCULARES:
Tan pronto como note el dolor muscular, siga las reglas de RICE: Reposo, Hielo, Compresión y Elevación durante 20 a 30 minutos. El hielo es un poderoso antiinflamatorio y, realmente, ayudará a aliviar su estado.

■ DE MUELAS:
Son uno de los peores padecimientos que existen. Para sobrellevarlo hasta que llegue al consultorio odontológico se aconseja poner hielo en la pieza dolorida
durante 15 minutos, al menos de tres a cuatro veces al día.

■ DE PIES:
Una forma de aliviar los pies cansados y doloridos es envolver unos cuantos cubos de hielo en una toallita húmeda y frotarla sobre los pies y tobillos durante unos cuantos minutos. El hielo alivia cualquier inflamación y, también, sirve como ligero anestésico. Luego, seque sus pies y fróteles agua de hamamelis, alcohol o vinagre para obtener un efecto refrescante y ayudar a secar.

Etiquetas: , ,

Sin comenterios »

Dolores corporales


La telaraña fascial
A nivel psicológico, nervioso y funcional, las agresiones físicas y psíquicas, los tratamientos inadecuados o el estrés constituyen choques, traumatismos o microtraumatismos que perturban el equilibrio de la persona en todos los movimientos de su vida. Demoran su curación, afectan su salud y provocan sufrimientos morales y físicos.
Si pensamos que el cuerpo está completamente interrelacionado a través de una especie de telaraña, que son las fascias, podemos entender que cualquier tipo de restricción de movilidad localizada que se produzca en algún punto provocará un aumento de las tensiones en toda la telaraña. Como consecuencia de esto aparecerán torsiones secundarias que tratarán de compensar ese desequilibrio, pero que terminarán causando nuevas tensiones sin lograr resolver el conflicto.
El resultado de todo esto será la aparición de dolores en distintos puntos del cuerpo que a menudo no tienen relación aparente con el disfuncionamiento inicial. Al mismo tiempo, en el centro del cuerpo, los órganos y visceras envueltos en la tela fascial empiezan también a sufrir y producir señales, que se van agregando a las anteriores. El desequilibrio ya está instalado, fijándose cada vez más sólidamente, totalmente escondido por los múltiples síntomas que impiden identificarlo. Así, el individuo se vuelve cada vez más frágil frente al entorno.
Cuantos más mecanismos de este tipo acumula el organismo, tanto más disminuye su resistencia y su salud se encuentra en peligro.

Etiquetas: , , ,

Sin comenterios »