El colesterol bueno


HDL- EL COLESTEROL AMIGO
Si bien la dieta y la gimnasia son los guardianes del colesterol, existe otra estrategia para que su nivel no se salga de cauce: aumentar los índices del colesterol que protege las arterias, el HDL que explicamos antes. No se trata de medicamentos, sino de algunos cambios en los hábitos de vida cotidianos que pueden aportar grandes beneficios a nuestra salud.

1) REALICE PASEOS DIARIOS.
Los ejercicios aeróbicos, como las caminatas, la carrera o la bicicleta pueden elevar los índices de HDL hasta 20%. Pero no es cuestión de ponerse el jogging y salir a la carrera.
Se realizó un estudio en tres grupos de mujeres. Las primeras emprendieron una marcha rápida, tardaron 12 minutos en cubrir casi 1.5 kilómetros (1 milla). El segundo grupo realizó el mismo tramo en 15 minutos y el tercer grupo, en 20 minutos. Mientras las primeras resultaron con mejor estado cardiovascular que las más lentas, cada grupo elevó sus índices de HDL en 6% lo que se traduce en 18% menos de probabilidades de padecer enfermedades del corazón. Por lo tanto, no es necesario una actividad aeróbica furiosa para incrementar el colesterol HDL.
De todas maneras, cuanto mayor sea la cantidad de ejercicio físico, más lejos se estará de las enfermedades cardiovasculares. ¿Por qué? El corazón y las arterias están constituidos básicamente por músculos: su entrenamiento se traduce en una mayor eficacia en su funcionamiento.
Además, significa apertura de luz arterial y mejoras en la circulación sanguínea, en la oxigenación de la sangre, en la utilización del oxígeno por parte de los tejidos, ahorro de trabajo cardíaco, normalización de la presión arterial, cambios metabólicos no solo a nivel del colesterol, sino también de los triglicéridos, disminución de grasa corporal, reequilibrio de la personalidad y del tono emocional y disminución del estrés.

Etiquetas: ,

Sin comenterios »