Salud Gratis » Yodo radioactivo

Yodo radiactivo.

 

El tiroides no puede ser extirpado en su totalidad mediante la cirugía y en algunos casos de cáncer papilar se indicará una dosis de yodo radiactivo (yodo-131) para eliminar las células restantes. El yodo se administra en el hospital, en forma de líquido o en una cápsula, y el paciente deberá permanecer ingresado y en aislamiento entre dos y cuatro días para evitar que contamine a otros.
El yodo radiactivo suele administrarse tres o cuatro semanas después de la operación y antes de iniciar el tratamiento con tiroxina, ya que alcanza su máxima efectividad cuando el paciente se halla en la fase hipotiroidea y los niveles de TSH son altos. Si por alguna razón ya ha empezado a tomar tiroxina para evitar la aparición de hipotiroidismo después de que le extirpen el tiroides, tendrá que suspender esta medicación unas cuatro semanas antes de la ingestión del yodo radiactivo.
Hacia el final del período sin tiroxina quizá se sienta cansado, pero no notará ninguna otra molestia. Desde hace muy poco es posible incrementar el nivel de TSH en sangre mediante inyecciones de TSH sintética (tirogeno), idéntica a la que segrega la glándula pituitaria humana. De este modo no es necesario interrumpir el tratamiento con tiroxina.
La utilización posoperatoria del yodo radiactivo es menos frecuente en los casos de cáncer folicular.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *