Salud Gratis » Palta

Palta (aguacate).

 

 

El fruto del árbol del aguacate, cuyo origen etimológico es náhuatl ahuacatl, era un manjar ya conocido por las antiguas poblaciones indígenas de América. Al parecer, éste es originario de la altiplanicie volcánica del centro-sur de México. Aunque comenzó a recibir la atención del Homo sapiens hace trece mil años atrás, no fue sino a mediados del siglo XIX que esta fruta dejó de ser un artículo de consumo rural y provinciano, pasando a utilizarse en gran escala, y obteniendo, de esta manera, la atención de los productores.

En la actualidad, es común encontrar el cultivo de palta en una amplia zona que abarca el país azteca y las Antillas y que llega hasta América del Sur, existiendo además en los Estados Unidos, sobre todo en California y en Homestead, una región de Florida.

La zona carnosa localizada entre la piel y la semilla, llamada mesocarpo, es de color verdoso y tiene una consistencia pastosa y un sabor muy atractivo.

Cuando el fruto madura, es decir cuando se encuentra más blando en su interior, se lo puede consumir como fruta, en sándwichs, ensaladas y otros platos que no demandan cocción, ya que la ingestión de la palta debe realizarse en forma cruda.

Un equipo de trabajo de la universidad Bio-tecnológica de Australia inició una compleja investigación partiendo de una hipótesis de trabajo muy particular: que el aceite extraído de la palta (aguacate) era bueno para el organismo.
Para comprobarlo, idearon una dieta basada principalmente en este vegetal. Un año después, sus sospechas se transformaron en hipótesis que salieron airosas del proceso de evaluación empírica. Las personas sometidas a un régimen a base de este vegetal (comiendo entre la mitad y una unidad y media por día) vieron sus niveles de colesterol descender significativamente desde un promedio de 236 mg/dl a 217 mg/dl.

Lo más interesante del caso es que antes de adoptar esa dieta (que duraba tres semanas) estas personas utilizaron durante el mismo lapso otra dieta basada en la reducción de grasas. Extrañamente, el descenso del nivel total de colesterol fue mayor en la dieta de la palta (aguacate) que en la dieta antigrasa (8,2 %, comparado al 4,9 %).

Pero esto no terminaba allí, ya que también se pudo observar que estos vegetales preservaban los niveles del HDL (el colesterol bueno), mientras que en la dieta antigrasa el mismo tipo de colesterol bajaba casi 14%.

Ahora bien, ¿por qué motivo los australianos basaron sus sospechas en el beneficio proveniente de la ingestión de estos vegetales? La respuesta es tan sencilla que hasta se puede traducir en tres palabras: ácido graso insaturado. Este es el constituyente principal de la estructura química de la palta (aguacate), coincidentemente similar al ácido graso que se encuentra en el sabroso e ibérico aceite de oliva.
El trabajo de base de los australianos fue la investigación previamente realizada vinculada al aceite de oliva y sus implicancias en la acción de prevención de problemas cardíacos. Siguiendo parecidas técnicas metodológicas en el trabajo, el conjunto de científicos australianos ha llegado con éxito a esta conclusión: la palta, el aguacate o avocado, contribuye a mantener un bajo nivel de colesterol en el organismo, determinando, en consecuencia, un descenso en la posibilidad de presentarse alguna enfermedad coronaria.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *